Incrementar nuestro impacto practicando la
transparencia y la equidad

Tal vez ya lo hayas oído: ¡vamos a ser de código abierto!

En 2015, quienes fundamos y lanzamos CitizenLab lo hicimos con un objetivo en mente: hacer que la toma de decisiones sea más abierta, inclusiva y equitativa. En este tiempo, hemos ayudado a más de 275 gobiernos y organizaciones locales de 18 países a aumentar la transparencia y ganarse la confianza de sus comunidades. Hoy, nos convertimos en una organización de código abierto para reducir aún más esos límites de la participación y aumentar la transparencia en el camino. Al fin y al cabo, ¡la democracia nos pertenece a todos!

 

Desde que se lanzó el primer proyecto en nuestra plataforma, nos han impulsado las ideas. Ideas compartidas en nuestras plataformas por los miembros de la comunidad, ideas puestas en práctica por los responsables políticos de todo el mundo e ideas de los miembros de nuestro equipo sobre cómo dar forma a nuestro producto y al futuro de la democracia. Las ideas tienen el poder de despertar nuestra imaginación, dar lugar a debates profundos y exponernos a nuevas perspectivas; en CitizenLab, hemos sido testigos de primera mano del impacto que esto puede tener en las comunidades. Dado que el impacto social es la brújula que guía a nuestra empresa, nos motiva el hecho de que pasar a ser de código abierto significa que se pueden compartir e implementar más ideas para lograr un cambio positivo para más comunidades.  

Cuando empezamos este trabajo hace más de cinco años, inicialmente construimos nuestro producto pensando en los gobiernos locales porque sus decisiones afectaban en gran medida a la vida de muchas personas. Aunque los gobiernos siguen representando alrededor del 70% de nuestros clientes, también hemos descubierto que la participación de la comunidad en las decisiones de interés público puede darse fuera de las estructuras gubernamentales. Al hacer que nuestra plataforma sea accesible a todas las organizaciones cívicas -desde universidades y ONG, hasta partidos políticos y equipos deportivos- estamos reforzando el compromiso que tenemos con nuestra misión de impacto social. Pasar a ser de código abierto significa que estamos eliminando algunas barreras a la participación al dar a todas estas instituciones más pequeñas la oportunidad de lanzar proyectos de consulta, crear vínculos más fuertes con sus comunidades y aprovechar el poder de la inteligencia colectiva.  

¿Y qué pasará ahora? Nuestras funcionalidades principales han pasado a ser de código abierto y están disponibles en GitHub bajo una licencia AGPL, para que cualquiera pueda ver, reutilizar y replicar nuestro código. Iremos ampliando la documentación de GitHub a medida que avancemos, pero nuestras funciones más avanzadas seguirán siendo de código abierto por ahora, lo que significa que el código se puede ver, pero sigue requiriendo una licencia comercial para ser activado.

Como equipo de nerds de la tecnología cívica, esperamos que esto conduzca a nuevos e innovadores usos de nuestra plataforma. No dudes en experimentar y compartir tus proyectos: nos encantaría ver lo que haces con el código y la plataforma, y cómo consigues que tu comunidad participe. Para obtener más información, puedes dirigirte a nuestro sitio web, consultar nuestro portal para desarrolladores o ponerte en contacto con nosotros directamente.

Salud por más transparencia y colaboración,
Wietse Van Ransbeeck
Cofundador y CEO de CitizenLab